GALICIA, TIERRA DE HÓRREOS

Uno de los elementos más llamativos y característicos del paisaje gallego es sin duda el hórreo. En algunas zonas del Sur de Galicia se le denomina también canastro. Para los que no los conozcan, son esas edificaciones con apariencia de pequeñas casetas, construidas con piedra y madera, elevadas sobre pilares que aparecen cerca de algunas viviendas gallegas.

Plantilla Saraiba FB

A día de hoy, su uso es únicamente decorativo, pero los hórreos tenían una función principalmente agrícola. Elevados a cierta distancia del suelo, con pequeñas rendijas en sus paredes, se utilizaban -y aún se utilizan- como graneros, como secaderos de maíz, tubérculos, castañas… La altura permitía proteger el grano de la humedad, pero también de los roedores, mientras que las rendijas de las paredes dejaban que el aire cruzase de lado a lado y secase la cosecha.

Se cree que los hórreos gallegos podrían tener un origen precelta. Algunos relatos de los romanos de Hispania mencionan ya este tipo de graneros en la zona Norte de la península Ibérica. El arquitecto romano Marco Vitruvio, que vivió en el s. I d.C., hablaba en sus escritos de estas construcciones y recomendaba su utilización en las explotaciones agrícolas. Los romanos las mencionan, aunque no conservamos ninguna representación gráfica de esa época. La más antigua aparece en Las Cantigas de Santa María, del rey Alfonso X ‘El Sabio’, en el s. XII. La apariencia de aquellos hórreos dista muy poco de los que encontramos aún hoy en día en Galicia.

Cantiga_de_Santa_Maria_CLXXXVI_-_Horreos

Su nombre podría estar relacionado con la palabra “orro”, de raíz preindoeuropea. Significa lugar elevado. Este tipo de construcciones no son exclusivas de Galicia, ni del Norte de España, hay edificaciones similares en otras zonas de Europa e, incluso en diferentes culturas en Sudamérica o África… Cada una con sus particularidades étnicas, pero con la misma finalidad: proteger el grano.

horreo-2

Los hórreos gallegos constan de tres partes: una base, una cámara y algunos ornamentos. La base suele estar constituida por unos pilares que elevan del suelo la edificación e impiden que se moje la cosecha cuando llueve o que entren roedores y otros animales.

Para acceder al interior del hórreo, puede haber una escalera. Esta parte donde se guarda el grano o la cosecha se conoce como cámara. La mayoría de las cámaras de los hórreos gallegos tienen forma rectangular a diferencia, por ejemplo, de los asturianos cuya planta es generalmente cuadrada.

El techo de los hórreos es de teja, a dos aguas. En él se suelen colocar algunos elementos ornamentales. El más habitual: la cruz. Aparece en la parte delantera o en cada uno de los extremos. En una Galicia donde meigas, habelas hainas, la elección de este ornamento podría estar relacionada también con un intento de proteger la cosecha de cualquier mal.

partes_del_horreo5

Fuente: horreosdegalicia.com/

El tamaño y los materiales con los que está construido el hórreo está directamente relacionado con las condiciones climáticas de la zona, la cantidad de grano a conservar y, sobre todo, con la renta de su propietario. La piedra era y es un elemento de construcción muy caro para muchas familias pobres por eso los que tenían menos recursos construían con madera. Uno de los hórreos más largos de Galicia, está en Araño en Rianxo. Construido de piedra mide 37 metros de largo.

Hórreo_do_Araño,_Rianxo,_A_

En un intento de preservar este elemento arquitectónico del folklore gallego y ante su caída en desuso por el abandono de la agricultura, el Gobierno aprobó un decreto de protección estatal en 1973. Algunos hórreos gallegos, como el conjunto de hórreos de Cambados, en Pontevedra, o el de Santa Comba de Carnota, en A Coruña, han sido además declarados Monumento Histórico-Artístico.

 

Post by: Ingrid Miguélez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *