Saraiba

¡Chove! es una de las expresiones más escuchadas en Galicia. Sí, lo sé, esa y -dirán muchos, turistas y no turistas- también ¡carallo! Aunque hoy no vamos a hablar de tacos, quizá lo hagamos en otro momento.

Para algunos la lluvia es un problema, pero para los que amamos Galicia, el agua que cae del cielo es señal de vida, de bosques frondosos y verdes. Es morriña de prados y riachuelos. Es el rugir de las olas batiendo contra las rocas en un día de tormenta, el silencio de los robles desnudos cuando pierden sus hojas y el silbido del viento entre las ramas de pinos y abetos. El que de verdad conoce Galicia… lo sabe.

Imagen 1º artículo_Fuente_httpwww.santiagoturismo.comgaleria-fotograficalluvia

El mismo Federico García Lorca, que apenas pasó unos días visitando tierras de la antigua Gallaecia romana, quedó impactado con su primera visita en 1916. Apenas tenía 18 años. En 1935 se publicaron sus Seis poemas gallegos. Entre ellos Lorca dedicó uno a Santiago de Compostela y a su lluvia. Un poema, al que luego pondría música de un modo magistral el grupo gallego Luar na Lubre.

Madrigal á cibdá de Santiago (Madrigal a la ciudad de Santiago):

Poema
García Lorca, F. (1935) Seis poemas Gallegos.

La lluvia marca tanto la identidad de este antiguo pueblo celta, que, la profesora de la Universidad de Santiago de Compostela, Elvira Fidalgo, en uno de sus estudios sobre la lengua gallega, constató que los gallegos tenemos unas 70 palabras para definir los diferentes tipos de lluvia que caen a lo largo del año. Entre ellas: chuvia, brétema, fuscallo, cegoña, chuvieira, treboada, orballo, escarabana, trebón, auganeve, bategada, saragana… Y saraiba es una de ellas.

Saraiba es agua mezclada con hielo que cae con fuerza a modo de granizo. Agua que cuando cae siempre moja y penetra hasta los huesos, hasta lo más profundo, como el sabor de Galicia que en el Restaurante Saraiba queremos traer al corazón de Madrid. Porque, sí, chove en Galicia, pero el sabor de sus pescados y mariscos, de sus carnes y sus vinos, de su tradición y su calidad, cala siempre más que la lluvia.

Post by: Ingrid Miguélez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *